El inglés o como diría Grames (mi profesor de Liverpool), ”the majestic language of the Queen of England” ha sido sin duda, uno de mis grandes debilidades pero como soñadora algún día tendría que enfrentarme a esta limitación y superarla. Y así fue…

Web: Terry Richardson

Web: Terry Richardson

En 2013, comencé mi aventura en en las islas Británicas, concretamente en Londres.

Ciudad que en muy poco tiempo sedujo a mis sentidos, tanto por la diversidad cultural como por su innumerable oferta educativa y de ocio. Sin olvidar, ¡los escaparates de Londres y los innovadores conceptos de tienda, el arte en vivo, las tendencias en moda, música y en diseño… Si Barcelona, me conquistó, Londres fue un flechazo a primera vista.

Pero sobre todo por plantear el día a día como un reto ante el que sobrevivir.Ya que a eso había ido, a enfrentarme a esos miedos que todo hijo de vecino español con ”nivel medio de instituto” tiene a lo desconocido, tanto en lo cultural como en el idioma. Y con mucho esfuerzo, paciencia y constancia ¡conseguí grandes progresos! Progresos traducidos en poder mantener una conversación coloquial con un nativo de habla inglesa (un super logro para mí, ya que mi nivel inicial era básico).

He de confesar que no fue nada fácil, sobre todo tuve que ”intentar no juntarme con españoles” e ir a muchos language exchanges dónde conocí a gente de de todas partes del mundo y gracias a ello, hice grandes amigos que me ayudaron a progresar rápidamente en la lengua inglesa.

IRENEQUILES PASTOR

Pero toda historia feliz tiene un fin y tras dos meses de verano muy gratificantes tanto personal como profesionalmente, había llegado la hora de regresar a Alicante y continuar con mi sueño a largo plazo de ir a la universidad. Aún así, algo dentro de mí sabía que volvería y así fue.

Pin It on Pinterest

Share This