Despúes de mi primera aventura en Inglaterra, decidí repetir la experiencia y pasar dos meses más allí durante mis vacaciones de verano. En esta ocasión, decidí conocer un poco más UK y estuve un mes en Londres y otro mes en Liverpool.

En Londres hice todo aquello que tenía pendiente como visitar la tienda de M&M, visitar museos y galerías de arte como Saatchi Gallery, Serpentine Gallery… Explorar los escaparates de calles comerciales tan emblemáticas como Oxford street, Carnaby street etc.

Sin lugar a dudas, Londres es una ciudad ”experiencial”, toda la oferta de ocio y cultura me evoca emociones y me enriquece creativamente. Esta ciudad, me ofrece un escenario ”outside de box” en el que las alternativas son infinitas y así me lo demuestran sus calles llenas de escaparates dignos de admiración y las obras de street art que podemos encontrar en barrios como Shoreditch.

La segunda parte de mi ”viaje” se desarrolló en Liverpool como antes os he comentado, una ciudad en la que se respira o mejor dicho, se escucha música ”everywhere”. El paso de la banda pop/rock inglesa, The Beatles, ha dejado un legado cultural inmenso en Liverpool, algo lo cual se traduce en términos de retail maketing al empleo de la música en vivo como medio de dinamización del punto de venta. Sobre todo se puede apreciar esto en empresas de restauración como bares, restaurantes etc.

Además Liverpool, tiene museos y gallerías de arte de lo más interesantes como el Tate Liverpool, La Biennal, Museum of Liverpool etc. Y como no iba a ser menos, ¡los visité todos!

 

Sin duda alguna, fue una experiencia de lo más gratificante tanto personal como profesionalmente y aunque no lo he mencionado con anterioridad, gracias a los cursos de inglés que realicé y los amigos nativos que hice mejoré muchísimo mi nivel de inglés. Llegado finales de Agosto era momento de regresar a mi ciudad natal y seguir con mi sueño a largo plazo el cual era ir a la universidad.

Pin It on Pinterest

Share This